Papá: Qué Debes y qué NO Debes Hacer el Día del Parto

Este artículo también está disponible en: Catalán

Muchas pautas y muchos consejos para la mamá el día del parto, pero para ti papá ¿quién te ha dado alguna pauta? Hoy te voy a dar unos cuantos consejos desde el punto de vista profesional y alguno más a título personal. Apunta:

  • Cuando tu mujer te diga que cree que empiezan las contracciones, evita poner cara de pánico o dudarlo. Puede que ya empiece o puede que sea una falsa alarma pero a partir de este momento ella tiene razón en esto, si dice que le duele es que le duele, sin ninguna duda.
    A partir de ahora no te vayas muy lejos ni desaparezcas mucho rato de su vista.
  • Disimuladamente, sin prisa ninguna, acerca las bolsas que os llevaréis y los documentos a la puerta, intenta que coma algo ligero y deja la casa preparada para que, a la vuelta con un bebé en brazos, no os encontréis alguna sorpresa como una montaña de platos sucios.
  • Acompañar contracciones en casa es una tarea esencial para ayudar al nacimiento. Respirar juntos, cogerle la mano, darle un masaje lumbar, preparar la bañera, poner música relajante o preparar algo de comer ligero son tus funciones. Si las contracciones ya son dolorosas evita preguntas tipo qué bolsa cojo, qué camino es el más rápido al hospital o donde están los pañales. Prepárate con antelación o soluciónalo en el momento sin dudas. Muy importante: no hablarle durante la contracción.
  • Si te toca conducir hasta el hospital mantén la atención en la carretera. Fácil de decir, difícil de hacer, pero es muy importante llegar bien a vuestro destino. Normalmente las mujeres de parto no quieren estirarse. Si ni siquiera quiere estar sentada, puede abrazarse al respaldo del copiloto de rodillas sobre el asiento (a contramarcha). Ponle el cinturón de seguridad y concéntrate en la conducción aunque sea un momento de nervios. Es buena idea comprar un empapador (como unas sabanitas que absorben líquidos) y ponerlo en el asiento por si rompiera aguas. Atención: esto no es una película, que se rompan aguas no quiere decir obligatoriamente que el bebé vaya a nacer en seguida.
  • En la sala de partos es el momento de estar más tranquilos los dos, sabiendo que hay unos profesionales que velan por el bienestar de mamá y bebé. Pregunta cualquier duda que tengas, estamos con vosotros para eso, pero evita expresiones como: “estoy muy cansado, no hemos dormido nada”; puede que recibas un cortante “tu mujer está mucho más cansada”.
  • El nacimiento es único, sigue acompañándola para dar juntos la bienvenida al bebé. Si quieres ver la salida del bebé pide un espejo para poder verlo sin irte de su lado.
  • El bebé hará piel con piel con su madre. Es el lugar que la naturaleza ha preparado, pero si hubiera algo se lo impidiera a la mamá, el bebé puede hacer piel con piel contigo. Consejo: ves al hospital con una camisa, porque es mucho más fácil abrir unos botones y colocar al recién nacido que sacarte la camiseta poder poner a tu criaturita.
  • Después del rato que querais de piel con piel, en algún momento hay que vestir al bebé. Es tu función saber en qué bolsa y en qué compartimento está la primera puesta del bebé. Tu mujer posiblemente no estará para levantarse a buscarlo. Y ya de pasada es buena idea saber dónde está la ropa que llevará la mamá en el hospital para dársela cuando lo necesite.
  • Ahora viene cuando hay que llamar a la familia. Tened decidido qué queréis respecto a las visitas y haz que se cumpla, tu función protectora es importante. Hay estrategias como: invitar a merendar si hay mucha gente o pedirle a una enfermera ayuda para desalojar la habitación. Tener un gesto pactado con tu mujer para saber cuando quiere quedarse sola y hacerle caso a la primera es una buena idea
  • Disfruta del día 🙂

¿Os han dado algún otro consejo? Compártelo con nosotros en los comentarios.

Créditos: foto de Liliana

Acerca de Elisabet 64 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*