Qué es la Fisioterapia Respiratoria. Nuestra experiencia

fisioterapia respiratoria. foto de "Clínica Respiratoria" (Banyoles)

Este artículo también está disponible en: Catalán

Mi hija mayor tiende a pasar resfriados, bronquitis y otitis cada invierno – y el pequeño va por el mismo camino. De hecho, ya estuvo ingresado cinco días en el hospital por bronquiolitis al mes y medio de nacer (pero esa ya es otra historia que contaré otro día). Supongo que le contagió la mayor, que estuvo como quince días con mucha tos y mocos.

Ya nos avisó el pediatra: “un simple resfriado de nariz/garganta que se cura con paracetamol/ibuprofeno, puede fácilmente convertirse en una bronquiolitis si se contagia a un bebé recién nacido“. Y eso nos pasó.  Yo cogí anginas, mi marido sinusitis y el pequeño se llevó la peor parte con la bronquiolitis.

Y es que mi hija mayor -igual que me pasaba a mí de pequeña- no sabe expulsar mocos y tiende a repartirlos por las vías respiratorias hasta que acaban dando otitis, bronquitis, sinusitis o cualquier otra infección respiratoria. Y entonces ya estamos otra vez con ventolín, antibiótico, jarabe… Y luego añádele el pro-biótico para que no le deje el estómago revuelto.

Las enfermedades respiratorias ya son un problema de salud pública, afectando a una enorme cantidad de niños – sobre todo los bebés recién nacidos y menores de un año. Mientras mi hijo estuve ingresado, salió una noticia que otros 500 bebés también habían pasado por el ingreso hospitalario para curar el temido virus de la bronquiolitis, que tan cao les deja.

Con este cuadro de mocos, dos buenas amigas de la familia (cada una por su parte; gracias Lala y Glòria) me recomendaron que probara la fisioterapia respiratoria para la mayor. Así, sacaría moco de forma natural y no haría falta tanto medicamento ni caería tanto enferma. Y si ella no estaba resfriada ni enferma, el pequeño no se contagiaría. Win-Win 🙂

Así que con el objetivo de intentar que la mayor esté lo más sana posible y que no traiga demasiados virus ni resfriados a casa, cada vez que empieza un nuevo virus/resfriado y que se llena de mocos (en la nariz, garganta o pecho), la llevamos a la fisio respiratoria. Cuatro veces hemos ido ya desde noviembre y por ahora le va muy bien 🙂

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

Aquí se habla poco, pero en Francia ya hace años que practican la fisio respiratoria, que permite tratar cualquier patología respiratoria, desde un resfriado a una infección,  mediante la aplicación de técnicas manuales y/o ejercicios respiratorios.

Pueden hacer fisio respiratoria personas de todas las edades, también bebés.

¿Cómo es una sesión de fisioterapia respiratoria?

Primero, un fisioterapeuta evalúa el estado respiratorio del niño/a: auscultan, miran oídos y garganta, etc. Y en función del cuadro, decide aplicar una técnica u otra.

Las sesiones duran 30 minutos: 5 minutos de evaluación, y 25 de aplicación de técnica. Y al final, suelen terminar con una buena ducha nasal – y te explican cómo hacerla en casa, si no sabes.

Se trabaja mucho con agua de mar que por lo visto tienen cualidades muy beneficiosas, es antiinflamatoria y ayuda a eliminar la mucosidad acumulada. ¿Sabéis cuando vais al mar en verano y de repente os empiezan a salir mocos de la nariz? Pues eso  🙂

El precio depende de cada centro pero la sesión de 30 minutos ronda los 35 €.

¿En qué consisten las técnicas?

Por ahora, a nuestra hija le han hecho 2 técnicas: CALOR HÚMEDO y NEBULIZACIÓN.

Para el calor húmedo, la niña se coloca delante de una especie de grifo donde sale vapor de agua de mar isotónica durante unos 15 minutos. Sale mucho vapor, y solo tiene que estar delante respirándolo normal.

No duele, no huele, no molesta. Aunque está claro que con una niña de dos años, tenemos que ir explicando cuentos y jugando con juguetes para que los 15 minutos le pasen muy rápido y no decida apartarse del grifo. (allí en el centro siempre tienen cuento impermeables y juguetes).

El vapor de agua de mar hidrata y prepara la mucosa para el tratamiento posterior. Además, descongestiona y ayudar a drenar la mucosidad — es como hacer una ducha larguísima en la que el baño entero se impregna de vapor.

Tras esta sesión de calor húmedo, el fisioterapeuta puede también decidir hacer unos 5-10 minutos de nebulización que consiste es agua de mar con partículas microscópicas y se aplica con mascarilla. Por ejemplo, la mascarilla puede contener partículas antiinflamatorias para calmar la garganta y ayudar a la tos.

Hay una tercera técnica que es más manual, que consiste en dar un masaje  en la parte torácica para mover los mocos del pecho y llevarlos hasta la garganta para finalmente expulsarlos por la boca con un masaje (para los niños con bronquitis que no saben expulsar moco). Por ahora, ésta no se la han hecho (tampoco ha tenido bronquitis; las veces que hemos ido eran por otitis y resfriados de vías altas – nariz/garganta).

fisioterapia respiratoria. Clinica Respiratoria (Banyoles)

¿Y funciona? ¿Realmente se van los mocos?

Supongo que estaréis imaginando (como hice yo….) que los mocos salen a chorros durante la sesión. No exactamente. En realidad, se ven pocos mocos. Es más bien durante las siguientes 24-48h que notas que la mucosidad de la niña se ha movido, ha drenado y le es mucho más fácil eliminarla (tosiendo/tragando o cayendo por la nariz sin hacer nada). Y de repente, como por arte de magia, los mocos han desaparecido — hasta el próximo virus/resfriado que coja en la escuela infantil.

A nuestra hija parece que le está funcionando. Desde que vamos, no ha tenido ninguna infección respiratoria (toquemos madera!), solo resfriados que hemos podido frenar a tiempo con la fisio para evitar que fueran a más. El año pasado encadenábamos un antibiótico con otro, casi casi. Si tu hijo/a también es propenso a las bronquitis, otitis y “etceteritis”, es probable que le vaya bien 😉

¿Cada cuándo hay que ir a las sesiones?

No hay número exacto de sesiones recomendado. Se va cuando es necesario. Con lo cual, cada niño puede necesitar ir más a menudo o menos. En nuestro caso hemos visto que más o menos pasan 2-3 semanas… que sería el tiempo que pasa entre un virus y otro. Si tu hijo apenas se pone enfermo, quizás vayas mucho menos.

Como anécdota curiosa os diré que justo antes del parón de Navidades hicimos una sesión para eliminar un resfriado. Y conseguimos pasar las vacaciones de Navidad sin un solo moco (ninguno de los dos niños); al volver en enero al colegio, a las dos semanas ya estaba otra vez con mocos y resfriada.

Centros especializados en fisioterapia respiratoria

La fisioterapia respiratoria se está poniendo cada vez más de moda y hay centros especializados en todas partes. Conocemos cuatro (por experiencia propia y por recomendación de amigos). Son éstos:

Si conocéis más centros o queréis compartir vuestra experiencia, podéis dejar un comentario. ¡GRACIAS!


Gracias Laia y equipo de Clínica Respiratoria de Banyoles por dejarnos utilizar vuestras fotos y por ayudarnos a que nuestra hija respire mejor 🙂

 

 

Acerca de Roser 81 Articles
¡Hola soy Roser! Mamá de una niña preciosa y muy movida, nacida en agosto 2015; y de un niño guapísimo y valiente nacido en octubre 2017. Antes estaba "sempre viaggiando" y ahora estoy siempre jugando, cantando y saltando. Llevo 10 años como blogger de viajes y vivo en Olot, Girona.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*