Cómo planear un menú semanal en casa (con ejemplos)

Este artículo también está disponible en: Catalán

Ya ha llegado septiembre y, con él, la rutina. En casa el quehacer que más tiempo nos ocupa es la comida: planear, comprar, organizar, hacer y preparar en tuppers.

Ahora tenemos una organización fantástica alrededor de las comidas (nos ha costado la tira cubrir todos los pasos) y he pensado explicarte algunos de nuestros puntos clave.

Está claro que lo que nos funciona a nosotros no tiene porque funcionar en tu casa pero puede que cojas alguna idea para probarla o, mejor aún, explícanos cómo lo haces tú en los comentarios y así nos copiamos de tu idea 🙂

Para que te orientes, en casa organizamos comidas y cenas para los dos adultos (llevamos tuppers al trabajo) y cenas para las niñas (almuerzan en el cole).

PLANEAR

El menú semanal

Básico, imprescindible… planeamos el menú semanal, normalmente los domingos en un momento. Para nosotros es uno de los puntos más importantes porque nos permite gastar lo que tenemos en la nevera, desde los restos de paella que sobraron el sábado a ese tomate empieza a estar demasiado blando. En casa no se tira nada….o eso intentamos 🙂

Además de gastar lo que ya tenemos, el menú semanal nos permite tener una dieta equilibrada porque al plasmar el menú puedes valorar si realmente la verdura, las proteínas y los hidratos de carbono tienen más o menos la proporción que quieres.

Conozco familias que cuadran sus comidas con las comidas del cole de los niños y así seguro que no repiten el mismo día sopa o judía verde. Nosotros no lo hacemos porque aún van a coles distintos y no estamos por la labor de cuadrar comidas de dos colegios y las nuestras. Ya veremos cuando vayan al mismo centro… De momento si un día repiten de sopa se ponen muy contentas 🙂

Otra ventaja del menú semanal es que en el día a día no tenemos que pensar cada comida que preparamos. Al hacerlo del tirón creo que ahorramos tiempo y esfuerzo, también creo que comeríamos muchas tortillas de queso porque seguro que nos pillaría el toro de la cena y sería lo primero que haríamos.

Nosotros sólo planeamos de lunes a viernes. Es decir, los fines de semana son libres y es cuando solemos hacer algún plato de pasta o alguna comida más elaborada.

Lista de la compra

Para nosotros lo más fácil ha sido tener un papelito en la cocina y apuntar cuando se acaba algo o cuando en el menú semanal queremos algo en concreto y no lo tenemos aún.

En el momento de comprar, el departamento de marketing del supermercado hace muy bien su trabajo y algunas veces nos llevamos algo más pero la lista es lo que seguro tiene que llegar a casa.

COMPRAR

En casa compramos a lo grande, llenando el carrito de la compra hasta arriba. Incluso llevamos una bolsa de esas que dan en los supermercados grandes dentro del carrito, y la mayoría de veces la acabo colgando de algún sitio.

Pero, lo cierto, es que vamos pocas veces a comprar. La compra de los alimentos no perecederos (pasta, arroz, legumbres, olivas…) se hace como una vez al mes o mes y medio. Eso significa que compramos mucha cantidad y nos obligamos a comer lo que queda en casa, es decir, si se han acabado las lentejas pues toca poner en el menú semanal garbanzos aunque nos gusten menos antes de comprar más lentejas.

La carne y el pescado cada dos o tres semanas y al congelador. Sé que hay muchas familias que no congelan y seguro que tienen razón al comentar que los alimentos no quedan igual; en nuestro casa valoro más el tiempo que utilizo para ir a comprar a la carnicería que la pérdida de sabor de la carne (puede que si tienes la carnicería debajo de casa el tiempo no sea tan importante, cada casa es un mundo).

La fruta y la verdura sí que es otro cantar. Aunque desde que tenemos zona cero en las neveras la fruta puede aguantar mucho más, nosotros cada semana o muy máximo diez días nos toca frutería.

Otra gran opción que hicimos un tiempo fue “la compra en casa”. Sobre todo de los alimentos no perecederos. ¡Es fantástico! Muchos supermercados tienen esa opción y a nivel de tiempo invertido es claramente la opción ganadora. En nuestro caso lo comprábamos directamente online y nos llegaba a la puerta de casa en la hora acordada, creo que el tiempo invertido es mucho menor y, además, se puede hacer a cualquier hora.

ORGANIZAR

El espacio en casa puede ser un problema para esas comprar tan grandes. Algunas veces hay soluciones imaginativas a los problemas de espacio: no tiene porque estar todo en la cocina, cuando compras tres bolsas de un kilo de macarrones cada una puedes guardar una en la cocina y dos en el lavadero, trastero, armario empotrado del pasillo, en cajas debajo de la cama….

Nosotros tuvimos mucho tiempo cajas de leche, legumbres y salsas en el trastero, incluso estaba fresquito allí y nunca nada se puso malo 🙂

COCINAR

Lo único que quizá hacemos mucho en casa es cocinar una tarde muchas de las comidas de la semana y colocarlas en tuppers de cristal en la nevera. Tenemos, muchas veces, una estantería de la nevera solamente para las comidas así que el lunes está repleta y el viernes sólo quedan restos 🙂 Es una manera más de ahorrar tiempo e ir más rápido en nuestro día a día.

Hay algunas cosas que se hacen al momento, obviamente, pero el humus, la crema de calabacín, las judías verdes hervidas… se hacen de golpe en un solo día. Piensa en todo el tiempo que utilizas por la tarde para prepararlo!

COMER

Comer es din duda la mejor parte de todo este post 🙂 Os dejo nuestro menú de la semana pasada por si alguien necesita inspiración, es sólo un ejemplo ya que cada semana es distinta:

LUNES

Arroz con pollo
Judías verdes con patatas

MARTES

Humus
Pescado salteado de setas

MIÉRCOLES

Ensalada de espinacas
Crema de calabaza

JUEVES

Cuscus con zanahoria
Sopa de pescado

VIERNES

Lentejas salteadas
Empanadillas boloñesa

***

¿Qué truco tienes tú? Explícanoslo en los comentarios.  Seguro que podemos aplicarlo en nuestras casas 🙂

Acerca de Elisabet 137 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.