6 cosas que se pueden hacer en casa para reducir plástico

Este artículo también está disponible en: Catalán

Hace algún tiempo que en casa empezamos a reducir el consumo de plástico; nos hemos apuntado a la moda de “plastic free” y estamos muy contentos.

En un primer momento parecía una montaña pero ahora ya ha entrado dentro de nuestra rutina y es automático.

¿Estáis pensando en reducir plástico también en vuestra casa? ¿Es quizás un propósito familiar para este año? Te cuento qué hemos hecho nosotros para conseguir el objetivo de reducir plástico y que nuestro contenedor de basura para plásticos sea muchísimo menor.

Para nosotros el primer paso fue analizar donde consumíamos más plástico y buscar una alternativa. Son 6 cosas que podéis hacer vosotros también en vuestras casas y notar una mejora automática. Aún nos quedan muchos pasos más por dar para seguir reduciendo, ¡pero así seguiremos!

1. Bolsas reutilizables

El primer paso ha sido recopilar todas las bolsas de tela que tenía perdidas por la casa para poder utilizarlas. No sé de dónde salieron tantísimas bolsas, te prometo que no tenía ni idea de tener tantas en los rincones de los armarios 🙂

Las utilizo para ir a comprar la fruta. En tu frutería del barrio seguro puedes llevar tus propias bolsas pero, además, alguno supermercados también lo permiten. En nuestro caso vamos a comprar al LIDL y justo hoy he leído en la prensa que Carrefour también lo permite.

Algo aún más fácil: pensar que para un limón o dos calabacines no hace falta una bolsa de plástico. Se puede llevar sin bolsa.

Desde nuestro punto de vista siempre es mejor reutilizar todo lo que tienes en casa antes de comprar productos nuevos, pero si tú no tienes ningún alijo de bolsas de tela siempre puedes adquirir algún pack como esteLa ventaja es que serán bolsas transparentes, de menor peso y diseñadas con este fin.

2. Pajitas de acero o bambú

¿A tus niños les gusta beber en caña? Según Greenpeace España aquí se consumen 5.000 millones de pajitas al año.

En un primer momento está claro que no son necesarias para beber pero a veces les hace gracia a los niños… y a los “menos” niños, ¿verdad?

Hems comprado seis cañas de acero inoxidable que utilizamos de vez en cuando, aunque también está la opción del bambú que puede que sea un material menos frío.

3. Tuppers para la compra

¿Tienes muchos tuppers de plástico? Puedes utilizarlos para ir a comprar carne y pescado. Este punto es un poco más complicado que las bolsas para la fruta porque utilizar tus propios tuppers tiene que ser en carnicerías, pescaderías o el mercado.

Aunque al principio puede dar un poco de vergüenza, al final ya te conocen como “la de los tuppers” y todo el mundo te acepta 🙂

Los tuppers son también un gran sustituto del papel film. Nosotros no lo utilizábamos mucho pero conozco familias que son grandes fans del papel film; si quieres reducir un poco su gasto, piensa que se pueden poner todas las sobras en tuppers en vez de envolverlas en plástico.

También es cierto que la mayoría de sobras se pueden guardar en la nevera simplemente con un plato sopero cubriendo por encima.

4. Envolver bocatas en tela o cera de abeja

Los envoltorios de los bocatas reutilizables están a la orden del día y además son muy divertidos. Hay diferentes modelos, desde una tela extendida que se puede envolver el bocadillo con velcros, a unos sobres tamaño pan de molde o envoltorio de cera de abeja, totalmente “zero waste” que puede utilizarse tanto par los bocadillos como para envolver comida/sobras en la nevera.

5. Productos al por mayor

Muchos envases son pequeños porque son para un sólo uso pero si buscamos un poco encontramos a nuestro alrededor los mismos productos en envases mucho más grandes. Es una manera más de reducir el plástico en pequeño formato.

Por ejemplo, te puedo decir que he encontrado en supermercados de mi alrededor harina de 5 kg en el Mercadona o los yogures de 1 kg en el LIDL, botellas de aceite de 5 kg (alguna en alumnio)…

Por otra parte, se pueden buscar productos con envases en papel o en cristal que son 100% reciclables. Sin ir más lejos, dos ejemplos corrientes: la harina en envoltorio de papel o las legumbres y el yogurt en cristal.

6. Botellas de aluminio y cristal

En nuestra casa, las botellas de plástico de pitorro para tener en la mesita de noche (muy prácticas para no mojarse el pijama a medianoche) se sustituyeron por cantimploras de aluminio muy chulas (de la Patrulla Canina).

Y las botellas de agua para la mesa del comedor son de cristal. Botellas de horchata compradas este verano que se han ido lavando. Son fantásticas y se meten en el lavavajillas.


¿Te animas a probar alguno de nuestros trucos? ¿Tienes algún otro truco para reducir el uso de plásticos en casa?

Acerca de Elisabet 177 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona. Si quieres estar informado de los eventos y actividades para familias con niños en Catalunya, haz click aquí para apuntarte a nuestra newsletter.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.