Para las mamás que trabajamos en el turno de noche

Este artículo también está disponible en: Catalán

Hace un tiempo hablamos de las ventajas del tele-trabajo (trabajar desde casa), que son muchas y variadas, pero hoy quiero explicar las ventajas de trabajar de noche cuando tienes hijos pequeños.

Si te toca empezar a trabajar en turno nocturno pero no lo ves claro, has encontrado el post que te subirá el ánimo 🙂 Yo le veo al turno de noche muchísimas ventajas cuando hay niños pequeños en casa. Yo soy comadrona en un hospital de Barcelona y hace ya algún tiempo que trabajo en el turno de noche.

Normalmente las que hacemos turno nocturno dormimos por la mañana, cada una tiene un ritmo distinto: algunas duermen del tirón de 9 de la mañana a 4 de la tarde; otras nos levantamos a comer pero después hacemos siesta; otras llegan a casa y recogen o desayunan un buen rato hasta que les entra sueño. Si aún no sabes cual es tu ritmo, lo descubrirás en las primeras semanas, no te preocupes.

Más horas a la práctica con tus niñ@s

Cuando tus peques están durmiendo tú estarás trabajando, para ellos el tiempo será mucho menor puesto que se lo pasarán básicamente durmiendo Y cuando tú estés durmiendo ellos estarán en el cole: ideal.

Cada familia hace una rutina distinta y dependiendo de tu trabajo o del horario podrás hacer de más o de menos.

Los turnos de 12 horas tienen la ventaja de no tener que ir cada día aunque cuando vas, te tienes que ir antes de casa y, normalmente, aún no están en la cama. Y si el trabajo está cerca de casa puede que incluso puedas llevar a tus niñ@s al cole antes de irte a la cama.

Mañanas libres para ti

Esta es también una gran ventaja del turno de noche. Habitualmente no trabajarás todas las noches y eso implica que tendrás algunas mañanas para ti o para tus recados.

Cada una escogerá lo que más le interese: tengo compañeras que dedican sus mañanas a la peluquería; otras cocinamos por hobby; y otras escribimos en un blog 🙂

También es verdad que los recados que se hacen estas mañanas evitan tener que hacerlos por las tardes con tus peques, lo que se vuelve a traducir en más tiempo con ellos.

El padre tiene tiempo con los niñ@s

A veces ocurre que el padre no encuentra su espacio a solas con sus peques porque la mamá siempre está. Al no estar presente algunas noches que, además, pueden ser las fantásticas horas de cenar y acostarse, el padre tiene la oportunidad de estar con sus niñ@s.

Este tiempo sin mí hace que nuestras niñas tengan como referentes a los dos (papá y mamá) y no tenga yo la exclusividad de sus alegrías y de sus demandas. Es importante que entiendan que los dos somos igual de válidos para resolver sus problemas, escuchar sus historias y darles un gran abrazo antes de dormir.

Llevarlas al cole algunas mañanas

Para mí, este es uno de los placeres re-descubiertos de las mañanas que estoy en casa. Llevarlas al cole pero sin ninguna prisa, con toda la tranquilidad del mundo.

Ellas prefieren ir en transporte público porque aprovechamos el rato para charlar, jugar, leer cuentos, desayunar en el tranvía… y yo encantada de no tener que conducir y de encontrar ese rato conjunto antes de empezar el día en serio.

Si están malitos tienes posibilidad

Este apartado es, a la vez, una ventaja y un inconveniente. Si algún día no pueden ir al cole tienes la posibilidad de quedarte en casa con ellos, eso sí, sin dormir.

Te confieso que nunca me ha pasado. Si algún día han estado malitas ha coincidido que yo no había trabajado (y trabajaba la noche siguiente) o que ha podido venir alguien un rato para que yo me estirara a descansar.

Algún inconveniente tiene que tener el turno de noche ¿verdad? No todo puede ser bueno 🙂 Deciros que todas las ventajas mencionadas son a costa de algunas horas de sueño, sobre todo si no estás plenamente decidida a dormir tus horas.

Un error…

A nivel personal, os contaré una experiencia: yo cuando empecé a hacer el turno nocturno dormía por las mañanas pero a las 2 del mediodía ya me levantaba y empezaba a hacer cosas por casa. Era un error porque a las 8 de la tarde estaba muerta de sueño y no tenía tranquilidad para cenar con nuestras niñas ni paciencia con ellas. Un día decidí que la casa podía esperar y ahora me levanto a las 2 pero vuelvo a estirarme una hora después de comer. Ha supuesto una gran diferencia y, aunque haya días que quizá no duerma esa hora extra, el hecho de estar estirada a oscuras es maravillosamente reparador.

¿El mayor inconveniente?

Para mí, el mayor inconveniente es no cenar en casa con familia todas las noches y, además, no poder tener un rato con mi marido a solas todos los días. A veces parece que nos pasemos el parte en diez minutos porque cuando él llega yo ya me tengo que ir 🙂 pero como todo tiene su parte buena, el día que estamos juntos tenemos tantas cosas para explicarnos que no nos callamos.

¿Estás ahora más segura con tu nuevo turno de noche? 🙂

Acerca de Elisabet 184 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona. Si quieres estar informado de los eventos y actividades para familias con niños en Catalunya, haz click aquí para apuntarte a nuestra newsletter.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.