Qué ver en Mallorca con niños – Las mejores playas y más consejos

Este artículo también está disponible en: Catalán

A principios de junio fuimos una semana a Mallorca con toda la familia: padres, hermano, cuñada y por supuesto nuestra pequeña de 21 meses, quien estaba encantada de volver a volar en avión. Al ser un viaje más familiar y ser O la única niña entre seis adultos, nuestro planning no fue 100% kid-friendly, pero sí que pudimos orientar muchas de las salidas y, sobre todo, las playas, para que ella estuviera a gusto.

Os cuento qué hicimos, qué visitamos y qué playas nos gustaron más para ir con niños. Seguramente haya más cosas por ver o hacer en Mallorca con niños pero esto es lo que nos dio tiempo a nosotros 😉

Antes de empezar con las visitas, un par de consejos sobre transporte y clima; fueron grandes dudas para nosotros antes del viaje y aquí os dejo nuestra opinión por escrito para que pueda ayudar a otros viajeros a realizar un viaje similar a Mallorca.

Mallorca con niños… ¿En barco o en avión?

Lo mejor del barco: poder llevarte tu coche y todos los trastos de playa y maletas dentro. Lo mejor del avión: poder llegar en 40 minutos a Mallorca, en lugar de 8 horas. ¿Cuál elegir? Elegimos ambas opciones y pudimos combinarlas. Éramos 6 y fuimos en dos coches. Los dos vehículos y tres adultos fueron en barco y los otros tres adultos y la niña fuimos en avión. Una buena combinación, sin duda, que nos permitió viajar más cómodos todos. (sí, hicimos cálculos, y salía más barato así que viajando los 6+1 en avión y alquilando coches).

Si vais en barco con los niños, tened en cuenta que la ida desde Barcelona es de noche (salida a las 23h) y la vuelta durante el día (salida a las 12h). Los nuestros durmieron en camarote privado y estuvieron de fábula. Dicen que apenas se movía el barco. A la vuelta, cogieron ticket solo de “cafetería” (sin butaca) y estuvieron comiendo, leyendo o charlando.

El clima en Mallorca la primera semana de junio

Ya sabéis que el tiempo puede variar mucho de un año para otro, pero si queréis asegurar sol y calor, id más adelante, a mediados/finales de junio. Justo fuimos una semana en la que antes había hecho mucho calor y cuando nos fuimos volvió. Entre medio, durante nuestra estancia, hizo calorcito, pero normal. Lo suficiente para ir en manga corta y poder cenar fuera en la terraza.

Pero ojo que dos días nos hizo mal tiempo! En Mallorca!! Parece mentira, verdad? Pues nos tocaron 2 días malos que aprovechamos para ver las Cuevas del Drach, descansar y pasear sin calor.

Lo “malo” es que en la playa soplaba siempre un poco de viento (normal en la isla) y al no hacer un calor sofocante, no tenías muchas ganas de bañarte. Tras entrar en el agua, con el viento en el cuerpo, te entraba un poco de frío. Sin embargo, la temperatura fue ideal para pasear sin agobios de calor y poder jugar en la playa sin sudar.

¿Y el alojamiento? Gratis. Un intercambio de casa con otra familia de Mallorca

Como sabéis, somos MUY fans del intercambio de casas. Hemos hecho ya 15 intercambios y para este viaje, pese a que fue un reto conseguirlo, también realizamos un intercambio con otra familia de Mallorca. Ellos tienen una segunda residencia en Sa Rápita y vinieron en otro momento a Barcelona, a casa de mis padres – quienes también hacen intercambios, por supuesto 😉

Tener una casa grande para los siete, con terraza frente al mar para desayunar-comer-cenar fuera y totalmente gratis es siempre un plus añadido para el viaje sea más económico, cómodo y satisfactorio 🙂 A todos nos gusta viajar por menos dinero, verdad?

Si además le añades que nos hicimos buenos amigos con los partners de intercambio, que nos llevaron al aeropuerto el último día y que nos invitaron la primera noche a cenar en su casa en Palma…. Ya la experiencia es de 10! “Mil gràcis” Bel y Damià, si algún día llegáis a leer este post 🙂

Las mejores playas de Mallorca para ir con niños (cerca de Campos)

Pasemos a lo importante: ¿cuáles son las mejores playas de Mallorca para ir con niños? Nosotros buscamos que fueran: 1) poco profundas, 2) que el aparcamiento de coches estuviera cerca de la playa, y 3) que estuvieran cerca de Sa Rápita (Campos) donde nos alojábamos. Con esto, dimos con tres playas fabulosas y muy recomendables.

Tened en cuenta que en Mallorca hay muchas calas preciosas pero a la mayoría se accede andando 30-40 minutos desde que dejas el coche aparcado. Como íbamos con O (menos de 2 años) las descartamos.

Cala Pi

Nuestra favorita. Aparcas el coche arriba y bajas los escalones hasta esta cala de agua azul turquesa y arena fina. Una playa preciosa, como una enorme piscina, en la que los pequeños pueden entrar y salir solos del agua (ojo, vigilándoles de cerca SIEMPRE) porque apenas tiene un palmo de agua durante muchos metros adentro.

Nuestra hija disfrutó como nunca subida en el flotador, caminando sobre la arena dentro del mar, una sensación que todavía no había probado. Supongo que le gustó “ir sola”, caminando junto a papá y mamá, hasta la primera boya.

Cala S’amarador (Santanyí)

Otro día fuimos a Cala S’Amarador, en la zona de Santanyí. También nos recomendaron la playa de Santanyí pero no llegamos a verla. Nos quedamos en S’Amarador que también es una playa preciosa. Más grande que Cala Pi, pero también con más viento el día que fuimos. Dejas el coche en un parking muy amplio (se paga, ¿5€ creo recordar?) y andas 10 minutos hasta la playa por un camino ancho y muy fácil (incluso puede hacerse con cochecitos).

Cala Esmeralda (cerca Cala d’Or)

Tras una mañana en Portocolom paseando, después de comer decidimos ir a una playa cercana. Queríamos llegar a Cala D’Or pero nos paramos en Cala Esmeralda porque la peque ya tenía bastante de coche. Y la verdad es que a pesar de que Cala Esmeralda es una “auténtica turistada” (con hoteles a primera línea de playa, tumbonas con sombrilla, etc) a O le encantó. ¿Por qué? Pues porque en esta playa hay un poco de agua estancada, de un palmo de profundidad, donde los niños juegan, corren y se lo pasan en grande. El agua no estaba muy limpia que digamos pero hicimos la vista gorda por un rato y dejamos que ella se lo pasara SUPER bien.

Sóller y Port De Sóller, en tranvía de época

Sóller es un pueblo muy bonito que merece la pena visitar. Y su playa “Port de Sóller” también es apta para niños. Ese día estaba nublado y no nos bañamos pero la playa en sí es extensa y tiene un paseo marítimo precioso (con algún parque infantil incluido). En el mismo paseo tenéis restaurantes si queréis comer.

Lo mejor de Sóller para los niños es subir al tranvía de época que va de Sóller a Port de Sóller y viceversa (unos 30 min, ida). El ticket cuesta 7€ y es un viaje muy tranquilo que seguro que les encantará. Para los más tren-adictos, también podéis ir/volver a Palma en tren desde Sóller.

En Sóller no os perdáis la playa central del pueblo. Allí tenéis una heladería artesana buenísima: Ca’n Pau.

Cuevas del Drach y Porto Cristo

Un buen plan para un día nublado o de lluvia en Mallorca es visitar las Cuevas del Drach. Aunque si todo el mundo piensa como vosotros os encontraréis unas cuevas llenísimas de gente e incluso haréis colas para visitarlas…. (como nos pasó a nosotros). Podéis comprar los tickets por internet sin necesidad de imprimir ningún papel, solo enseñando el comprobante en el móvil.

Son fáciles de visitar con niños. Hay escalones pero nada complicado. Tampoco da miedo ni nada porque hay bastante luz y mucha seguridad por el camino.

A nuestra peque le contamos que al dragón quizás no le veríamos porque igual se había ido a la playa o estaba durmiendo; pero si que jugamos a descubrir las estalagtitas/estalagmitas imaginando que eran los dientes del dragón y que estábamos entrando dentro de su boca. Le gustó mucho y todavía se acuerda de esa visita.

Al final de la visita a la cuevas, hay un concierto (sentados) en el lago que se forma en las cuevas. Eso sí que le dio un pelín de miedo porque cierran las luces por completo y el concierto dura 4 o 5 canciones (se le hizo largo). Los guardas del recinto están atentos con los niños y nos dijeron que pasáramos a la primera fila para que tuviera menos miedo (otras familias optaban por salir a medio concierto si el niño no estaba a gusto; no hay problema en eso; te acompañan a la salida). Lo mejor de este trato es que al acabar el concierto nos dejaron pasar primeros a las barcas que hacen el pequeño recorrido por el lago. ¡Bingo!

Tras la visita, nos quedamos a cenar en Porto-Cristo, el puerto de Manacor. Allí, muy recomendable el restaurante Cap D’es ToiPrecios asequibles, camareros muy atentos y comida buena (ok, no es pescado fresco pero estuvimos muy bien).

Un paseo entre barcas en Cala Figuera

Una visita muy recomendable para una tarde en Mallorca: Cala Figuera. Un pueblo marinero precioso con casitas de pescadores, las barcas amarradas y las redes en pleno muelle. Si tenéis suerte, como nosotros, veréis incluso la llegada de los marineros para hacer la venta del pescado (sobre las 17h). Todo un espectáculo.

Daros un paseo por todo el camino que va por Cala Figuera (ambas riberas y continuando hacia arriba, hasta llegar a la siguiente cala). Descubriréis paisajes preciosos. Aquí, nada de cochecito. Niño en brazos, mochila o andando cogido de la mano, porque el camino es estrecho.

Valldemossa

Una de las visitas obligadas a Mallorca: Valldemossa, un pueblo precioso en la Serra de Tramuntana. Eso sí, muy turístico. Nos costó casi 1 hora poder aparcar los dos coches. La recompensa: unas calles muy bonitas y un granizado de almendras con coca de patata completamente exquisitos!!! Tan buenos como los recordábamos de nuestra última visita (de solteros) a la isla hace 7 años.

Portocolom

Más visitas: esta vez, Portocolom. Un paseo para ver barcas y marineros. Si paráis para comer o cenar, nuestra recomendación: Celler Sa Sínia. ¡Espectacular! Hacen arroces y pescados buenísimos. Y estuvieron muy atentos con O, dándole papel y colores para pintar y un menú infantil con rape y patatas artesanas buenísimas. Haced hueco para los postres: hay un “ensaimisú” esperandos. Además cuentan con tronas y cambiadores. Todo preparadísimo para familias 🙂

 

Llucmajor

Otra visita curiosa que nos gustó: descubrir el pueblo de Llucmajor una tarde para salir a jugar y a correr y también para comprar ensaimadas en la panadería Can Tofolet (c/ Sant Joan 16) por recomendación de nuestros partners de intercambio. Las hay de todos los tipos y tamaños: una que aguanta bien, la de crema de avellana. En la plaza central de Llucmajor hay un parque infantil estupendo, en la sombra.

 

 

Acerca de Roser 47 Articles
¡Hola soy Roser! Mamá de una niña preciosa y muy movida, nacida en agosto 2015. Antes estaba "sempre viaggiando" y ahora estoy siempre jugando, cantando y saltando. Llevo 10 años como blogger de viajes y vivo en Olot, Girona.

2 Comments

  1. Soy mallorquina y aún me sorprende que los catalanes, que estáis prácticamente en la misma latitud, esperen un clima tropical en Mallorca, jeje. A nuestros amigos catalanes, cuando vienen, les sorprende que el clima,sea el mismo que en Barcelona.

    • Hola Irene, tienes razón… 😛 Supongo que son las ganas de “vacaciones” de relax, sol y playa. También nos pasó que al venir de una semana en que había habido ola de calor, de repente que lloviera o no hiciera tanto calor, nos sorprendió. Gracias por leernos 🙂 Y si crees que nos hemos dejado algo en el artículo, no dudes en añadirlo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*