Qué hacer en Brujas (Bélgica) con niños: planes divertidos fuera del circuito turístico

¿Estás buscando un destino para irte de vacaciones con niños? Sin duda, Bélgica!!! Y más concretamente: Brujas (Brugge).

Acabamos de volver de Brujas, donde hemos vivido como auténticos locales durante 2 semanas gracias a un estupendo intercambio de casas (sin pagar alojamiento) y no podríamos haber estado mejor. Además de la casa (que era fantástica para nosotros) y la ciudad (que parece salida de un cuento de hadas), los planes en varios lugares cercanos han resultado fantásticos para nuestras niñas… y para nosotros 🙂

Cómo llegar a Brujas desde el Aeropuerto de Bruselas

Para llegar allí, volamos hasta Bruselas aterrizando en el aeropuerto de Zaventem. En el mismo aeropuerto se coge un tren que te lleva a Brujas en una hora y pico. Nosotros ya compramos a la llegada un abono de 10 billetes de tren por 84 euros que podíamos gastar los dos adultos indiferentemente. Los niños menores de 12 años no pagan el tren. Tanto para salir como para entrar del aeropuerto necesitarás también un “ticket” extra de unos 5 euros, le llaman “Diavolo Pass”.

Visitar Brujas con niños

Seguramente ya harás leído recomendaciones turísticas para hacer en Brujas (y sino, no te preocupes, en breve haré otro artículo recomendando lugares  más turísticos de Brujas para ir en familia). El centro de Brujas es amurallado y es precioso; es además Patrimonio de la humanidad según la UNESCO. También quizás sepas que: se pueden recorrer sus canales con barcas, que hay varios museos para visitar y que los bombones y los gofres son tu gasolina 🙂

Peeeeeero lo que te voy a explicar en este artículo son los “otros” planes para hacer en Brujas con niños. Cosas que hicimos nosotros con nuestras hijas de 6 y 3 años, experiencias que viven los brujenses en sus fines de semana y ratos libres y que nosotros hemos disfrutado y recomendamos totalmente.

Granja de Hoeve Hangerijn

Si quieres asegurarte un plan para tus pequeños después del turismo por Brujas, puedes pasearte (o incluso ir en bicicleta) hasta la granja de Hoeve Hangerijn.

Es una granja con función social en la que trabajan personas con y sin discapacidad intelectual. Funciona como centro de reunión y es gratuita. El simple hecho de ir, tocar sus animales, darles de comer su comida ya estamos ayudando a que siga en funcionamiento su fantástica labor social.

Nosotros fuimos en bicicleta ( y fue una excursión fácil) y disfrutamos de un rato de contacto con los animales 🙂 Nos dieron comida para que se la diéremos a las cabras, nos enseñaron un conejito negro bebé y estuvimos con las ovejas antes de que las vacunaran.

Parque de atracciones de Plopsaland

Plopsaland es un parque de atracciones a 45 minutos en coche de Brujas, también se puede ir en tren en una 1h 20min de trayecto. Es un parque creado por la empresa de televisión flamenca “Estudio 100”. Todas las áreas y atracciones tienen temática de alguna serie de televisión infantil o adolescente, aunque tengo que decir que algunas no las conocíamos. Por poneros algún ejemplo, algunas series que conocíamos y nos gustaron fueron: el mundo de la Abeja Maya y el de Viky el Vikingo.

Encontramos atracciones tanto para la mayor (6 años) como para la pequeña (3 años); algunas de ellas compartidas y otras por separado. Seguimos una dinámica parecida a cuando fuimos a Port Aventura: a ratos todos juntos y a ratos cada adulto con una niña; así las dos niñas tienen espacios de diversión acordes a su edad y momentos en familia.

Para nuestra mayor (1.22 m) la mejor atracción fue la de Heidi. Es una montaña rusa de madera muy chula y muy rápida; un disfrute también para los papás. Nuestra pequeña (0.97 m) recuerda con mucha alegría la atracción de los patos  y la caída de la Abeja Maya. En realidad dice que los patos le gustaron mucho porque hacían “cuak” 😉 ; la Abeja Maya se trata de una caída libre clásica, es decir, una sillas que suben en vertical y se sueltan en un espacio muy corto de tiempo. Pero cuidado, a mí me sorpendió mucho porque no me esperaba que una atracción para pequeños tuviera tanta sensación.

Dentro del mundo de la Abeja Maya, que está cubierto, hay también un gran chiquipark y una piscina de bolas enorme. Se convirtió en un parón de tanta adrenalina y un momento de juego para los cuatro.

Lago Brugge Olympia

El Lago Brugge Olympia es un complejo de natación que consta de una piscina olímpica y de un paraíso de natación subtropical. ¿Y esto qué es? Es un lugar donde los toboganes acuáticos y las piscinas infantiles son los protagonistas.

Hay tres toboganes cerrados que puedes utilizar con flotadores o sin, una piscina de olas (pequeñas), varias piscinas de hidromasaje y relajación, dos piscinas infantiles con muchos elementos de juego y, lo que fue nuestra joya de la corona, un río rápido.

El río rápido consiste en un circuito donde el agua te va empujando por toboganes hacía pequeñas piscinas. Por la mañana no tenía mucho caudal de agua pero por la tarde lo cambiaron (se anuncia con una flecha enorme a la entrada del tobogán) y el agua tenía una fuerza muy divertida.

A parte de la diversión obvia las ventajas que le vimos a este complejo en relación a los parques acuáticos más clásicos fue la cercanía (está dentro de la ciudad de Brujas) y que todos los niños (de todas las alturas) podían probar el tobogán a brazos de un adulto. Para nosotros fue fantástico porque nuestra pequeña es muy acuática y nos pudimos pasar gran parte del día todos juntos en el río rápido. Nuestras niñas dicen que no saben que día fue mejor, si Plopsaland o el Lago… 🙂

Excursión en Lippensgoed Bulskampveld

Si ya has leído antes nuestro blog sabrás que intentamos buscar días para hacer excursiones en la naturaleza. Nos gusta caminar rodeados de verde; y en Brujas no podía ser menos.

Como ya descubrimos en nuestro viaje a Dinamarca, las rutas de senderismo suelen tener un inicio-final en un fantástico parque infantil de madera donde pudimos hacer un picnic y nuestras niñas jugaron con otros niños con los que se entendieron con señas y algo de inglés.

La primera excursión la hicimos en Lippensgoed Bulskampveld. Es una área boscosa protegida donde también algunas zonas se utilizan para la pastura de vacas. Está muy cerca de Brujas. Incluso se puede llegar también en autobús. Una vez allí, podéis disfrutar de varios senderos marcados muy sencillos porque en Bélgica todo es plano 🙂

Cerca del aparcamiento verás un castillo donde te darán el mapa y te informarán del mejor sendero a recorrer. En nuestro caso hicimos el más largo y “descubrimos” un camino secreto con paneles informativos y varios juegos para descubrir los secretos del bosque. De este trocito nos encantó un pequeño túnel por el que puedes caminar simulando que estás bajo tierra y viendo las maquetas muy realistas de madrigueras de varios animales como una familia de conejos y otra de zorros.

Excursión en De Speelzone Vloethemveld

La otra excursión que puedo recomendarte fue en De Speelzone Vloethemveld. Se trata de un recorrido un poco distinto: es un circuito dentro de de un “laberinto” de naturaleza en el que vas encontrando diferentes elementos naturales con los que jugar. Por ejemplo, una cuerda para hacer una subida, estacas clavadas en el suelo por las que ir caminando o un arenero en el centro. Realmente fue una novedad porque nunca habíamos hecho una excursión de este tipo y nos lo pasamos muy bien; aunque de caminar poco… nos dedicamos a ir jugando con todo lo que encontrábamos 🙂

Si llueve o hace frío: un chiquipark cubierto

De Toverplaneet es un fantástico parque infantil cubierto ideal para los días de lluvia en Brujas. Me encantó la dinámica que no tiene nada que ver con los chiquiparks de Barcelona: allí se paga un precio (6 euros por niña) y el tiempo es ilimitado durante todo el día. Te digo más, nosotros fuimos un rato por la mañana, fuimos a comer a casa y quisieron volver, así que estuvimos jugando dos horas más por la tarde.

El negocio del lugar está en la restauración: los padres tienen sus mesas donde se puede comer y beber como en cualquier bar o restaurante pero por un poquito más de precio. Siempre puedes salir y volver a entrar así que… no hay excusa.

Nos encantó que los padres también estamos invitados a entrar a jugar. En nuestro caso recorrimos el castillo hinchable, los toboganes, las piscinas de bolas y los túneles como cuando éramos niños. ¡Jugamos muchísimo ese día!

Playa en Ostende

Ir a la playa en vacaciones, por supuesto que sí, incluso en Bélgica!! A una sola parada de tren de Brujas (15 minutos) está la localidad costera de Ostende. No puedo hablarte de su historia ni de su casco antiguo porque fuimos básicamente a pasar un día en la playa, aunque resultó un poco diferente a lo que estamos acostumbrados.

Playa de arena fina pero estamos en Bélgica… Así que el sol no fue compañero nuestro todo el día. Cuando llegamos, la mayoría de familias estaban jugando en la arena pero pocos estaban en el agua. Muchos adultos iban con camisetas o vestidos playeros. En Bélgica hay que tener paciencia con el tiempo: cambia cada diez minutos y si esperas un rato saldrá el sol posiblemente.

Después de hacer nuestro picnic playero las nubes se fueron y nosotros…. ¡al agua! No estaba tan fría como nos imaginábamos ni de lejos (más o menos como la temperatura de la Costa Brava) pero con una ventaja fantástica: no cubre casi nada.

Un gran descubrimiento para nuestra mayor que dio pie a explicaciones fue que el mar “se iba”. Para los que vivís cerca de un océano es una obviedad, pero para los que lo vemos poco es un hecho sorprendente y divertido al mismo tiempo. Por ejemplo, los socorristas movían sus sillas altas cada hora aproximadamente para poder estar en la orilla 🙂
Estuvimos mucho rato jugando en el espacio que el mar nos había dejado ya que se formaron pequeños ríos donde chapotear, buscar conchas y jugar al pictionary.

El pueblo de Mechelen (Malinas en castellano)

Un día visitamos el pueblo de Mechelen (Malinas) y nos gustó muchísimo. Te la recomiendo porque: 1) es bonita, y 2) porque está preparada para el turismo infantil de una manera que no habíamos visto nunca.

No puedo explicaros nada de las atracciones familiares de los alrededores (que tiene varias) pero sí te explico que en la oficina de turismo nos proporcionaron dos mapas infantiles y un juego de pistas para hacer por toda la ciudad. Más información.

En muchos lugares dentro de Mechelen hay puntos donde jugar; a veces son simplemente esculturas en el suelo donde los niños pueden escalar, correr, esconderse… Hacer un poco de niños en mitad de un día de turismo puro. Pasemos por el centro, por su beguinario que nos dio pie a hablar de la situación de las mujeres de antaño, por su pasarela sobre el río y finalmente por su gran parque.


Ya has visto que no sólo de canales y de gofres vive Brujas; hay muchas más actividades que podéis hacer en familia si vais de vacaciones a Brujas y Bélgica con niños. Espero que alguno de estos planes hagan de vuestra visita una experiencia diferente 🙂 …. ¿Para cuándo las maletas?

Acerca de Elisabet 179 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona. Si quieres estar informado de los eventos y actividades para familias con niños en Catalunya, haz click aquí para apuntarte a nuestra newsletter.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.