Que llevar al hospital para el parto

Si estás en la recta final de tu embarazo ya te estarás empezando a preguntar qué hay que llevar al hospital para el parto. Es una duda que a veces nos consultan (como comadronas) muy pronto durante el embarazo.

Lo primero, no te estreses. Está bien ser previsora pero se puede hacer con calma y escogiendo bien los artículos porque, si no, acabarás con dos maletas grandes de viaje para 48 horas. Mantén en mente que tus acompañantes podrán traerte algo de casa que te hayas dejado o una muda limpia si se han ensuciado todas las previstas.

Cada centro seguro que podrá darte la relación de ítems para llevar al hospital de cara al parto, es buena idea ceñirse a ellos aunque puedes mantener algunas opciones personales abiertas si te hacen ilusión.

Bolsas para llevar al hospital para el parto

No hace falta ir con el maletón al hospital. Por ejemplo, se puede utilizar para el bebé la bolsa que ya tendrás para el carro que, además, va con cambiador incorporado normalmente.

Si te es más cómodo para el trayecto puedes cogerte una maleta de cabina para ti y esta bolsa para el bebé. Tendrás espacio de sobras, ya verás.

Qué llevar para el parto para la mamá

Braguitas desechables

Indispensables, ya sabes que en el postparto habrá un sangrado desde el momento del nacimiento hasta un mes más tarde aproximadamente. Los dos primeros días son lo de sangrado más abundante, coincidiendo con tu estancia en el hospital.

Es muy habitual que las braguitas se manchen bastante así que te recomiendo al menos un paquete de braguitas desechables.

Hay dos opciones de braguitas desechables: las braguitas de red, que, según lo que yo he visto como comadrona, se adaptan mucho mejor a cualquier tipo de cuerpo; y  las braguitas de papel – en este caso hay que encontrar bien la talla porque las “costuras” pueden impedir que sean cómodas de subir y bajar.

Ropa cómoda

Aquí voy a derrumbar alguna idea que damos por sentada: No es necesario estar en pijama en el hospital después del parto, y mucho menos en camisón. 

Si tú escoges estar en pijama o camisón por comodidad pues perfecto, pero si eres de las que prefieres atender a las visitas en otro tipo de ropa no hay ningún problema.

Alguna mamá me ha dicho que ella va en camisón porque lo pone así en la lista de “qué llevar al hospital para el parto” que le han dado, yo les suelo animar a preguntar porqué. La razón no puede ser que sea más fácil explorarte después del parto; lo cierto es que en caso de necesitarlo, da igual retirar un pantalón de pijama que otro tipo de pantalón cómodo y, por supuesto, no tienes porqué estar con unas braguitas desechables y una compresa sin ningún tipo de ropa más encima, como sería el caso del camisón.

Sea la opción que sea, al menos que sea mona 🙂 De pijamas y camisones hay muchas ideas que son chulas y cómodas en caso de querer dar el pecho.

En caso de querer estar más “vestida” te recomiendo, eso sí, ropa cómoda para moverte libremente por la habitación. Por ejemplo, unos tejanos no serían la mejor opción aunque unos leggings y una camiseta chula por encima es prácticamente igual de cómodo que un pijama pero tú misma ya te ves diferente en el espejo.

Las camisetas de lactancia, en caso de querer dar el pecho, son para mí un básico para tu maleta del hospital para el parto. Desde hace años ya tenemos una oferta de camisetas muy amplia y con opciones para todos los gustos. Hay que tienen abertura vertical, otros con abertura horizontal y hasta con obertura en el lateral de la camiseta, puedes probar varias opciones a ver cuál es la más cómoda para ti.

Sujetadores

En caso de optar por la lactancia artificial te recomiendo que lleves un par de sujetadores al hospital para después del parto, está bien ponerlos e intentar dejarlos colocados el máximo de horas al día para evitar la subida de la leche. Te darán en el mismo hospital unas pastillas para que no ocurra pero la naturaleza, a veces, es tozuda y hay que recordárselo un par de días.

Si tu opción es la lactancia materna, tienes mil opciones de sujetadores para escoger. Por ejemplo en Prénatal.es tienen un amplio catálogo de sujetadores para embarazadas. Recuerda fijarte bien en la talla y, como consejo, cógete un par de tallas diferentes para llevar al hospital después del parto. Con la subida de la leche puedes aumentar una talla aunque en un par de semanas ya lo tendrás regularizado.

Para la mamá, ya hemos acabo de lista de cosas imprescindibles para llevar al hospital para el parto. Con braguitas, compresas y ropa ya lo tendrías todo…aunque yo siempre digo que pongas en algún bolsillo de esa maletita algo que te haga sentir tú misma: tu crema hidratante y el antiojeras, la gomina del pelo, ese carmín que siempre va contigo…yo que sé, cada una sabe algún producto con el que se identifica. Está bien llevarlo para sentirte tú y que después te reconozcas en el álbum de fotos 🙂

Qué llevar para el parto para el bebé

Primera recomendación, cuando nace un bebé lo primero que hay que hacer es ponerlo piel con piel con su mamá. El bebé no necesita más que eso, en caso de ser un bebé sano y haber nacido sin problemas. Estar piel con piel puede durar las horas que queráis, mientras esté cubierto con una mantita y en contacto directo con la piel de su mamá o papá no puede enfriarse.

Gorros

Es muy importante durante el piel con piel y los meses siguientes que el bebé lleve gorrito. Durante los primeros días tendría que llevarlo incluso en casa (de algodón) y después es imprescindible que lo lleve también en la calle si hace frío. Los bebés pierden mucha calor por la cabeza porque tiene una superficie proporcionalmente muy grande respecto a su cuerpo, así que cabecita tapada con gorros chulos.

En caso que sea verano también habría que llevarlo con la cabecita tapada, aunque sea un gorrito de hilo más fino le protegerá del sol.

Ropa

Una vez ya en la habitación después del parto y con tranquilidad podréis vestir al bebé, recuerda que en los hospitales suele hacer calorcito así que si tú estás en manga corta el bebé no necesitará tres capas y la manta polar.

Puedes optar por un body de manga corta y un pijama o conjunto de manga larga encima y, a partir de ahí, ya iréis viendo.

El body debería ser de algodón ya que está en contacto con su piel que está muy sensible en este momento. Algunos que vienen en packs pueden resultar más económicos, va a tener bastantes bodies en stock así que puede salirte a cuenta.

Para llevar al hospital para el parto yo cogería dos o tres por día de ingreso, unos cuatro o seis en total.

Para la segunda capa, la diferencia entre el pijama y el conjunto de manga larga es que el pijama suele ser una única pieza mientras que los conjuntos son de dos piezas. La ventaja del pijama es que seguro que no se destapa (aunque en esos días tampoco se mueven tanto) pero no es tan cómodo de poner y si se ensucia tienes que cambiarlo del todo, con el dos piezas puedes cambiar sólo el pantalón por ejemplo. Igual que con los bodys, con dos o tres por día tendrías que tener de sobras para el hospital.

Además de la ropa que usará el bebé después del parto en el hospital debes pensar en si necesitará algo más de camino a casa.
A veces una manta polar es suficiente para ir del hospital al coche pero, si necesitas otra capa más porque tendrás que desplazarte un rato a baja temperatura o similar, puedes llevarte una chaqueta en la maleta.

Productos de higiene

Además de los pañales (que puede que te los proporcione el propio hospital) puedes necesitar toallitas porque el meconio suele ser un poco enganchoso de limpiar.

No te recomiendo el uso de colonia en bebés recién nacidos porque el olfato es un sentido que está desarrollado al nacer. Si le pones colonia al bebé todo su mundo huele a colonia y puede interferir en su búsqueda de la leche (que se hace en base al olor principalmente) y en el reconocimiento de la mamá (que se hace en base al olor y al oído).

Sí que puede ser interesante llevarte al hospital para después del parto un cepillo suave. Hay bebés que nacen con mucho pelo y, a veces, el pelo puede estar sucio de sangre materna, un cepillado suave con un poco de agua puede ayudarte a solucionarlo sin problema.

Normalmente al bebé no se le recomienda bañarlo hasta que se le caiga el cordón, aunque una confesión: nosotros tuvimos que lavarle el pelo a nuestra mayor nada más llegar a casa porque lo tenía tan largo y tan sucio que no había manera. Lo hicimos a “modo peluquería” en el lavamanos del lavabo. Le quedó un pelo de diez 🙂

Hasta aquí todos los imprescindibles de vuestras dos maletas…aunque se nos ha olvidado que al papa también hay que ponerle una muda de recambio 🙂

Acerca de Elisabet 200 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona. Si quieres estar informado de los eventos y actividades para familias con niños en Catalunya, haz click aquí para apuntarte a nuestra newsletter.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.