Depresión postparto. Cómo detectarla

Este artículo también está disponible en: Catalán

Hoy quiero hablarte de un tema un poco olvidado y seguramente espinoso. Si estás embarazada o acabas de ser mamá puede que sea útil para ti misma pero si ya has pasado esa etapa puede que te sea interesante para que puedas difundirlo en tu entorno.

La depresión postparto ha sido durante años uno de los aspectos más olvidados de esta etapa del embarazo, parto y crianza. Hasta hace poco había personas que incluso lo veían no como una enfermedad sino como madres que no eran “fuertes” o directamente eran tachadas de “malas madres”. ¿Puedes imaginarte esta situación con una enfermedad física? ¿Tienes apendicitis y encima es culpa tuya?

Las enfermedades mentales siempre han tenido ese componente social pero, además, en este caso se le añade la mirada con lupa de la sociedad a las madres recientes y, por supuesto, los consejos bienintencionados (aunque no siempre solicitados) de todo el entorno.

En este momento, hay más investigación alrededor de la psicología perinatal y se empiezan a ver cambios como la inauguración de un Hospital de día para madres con trastornos mentales y sus bebés. Se trata de un centro del Hospital Clínic de Barcelona donde se atienden ya a madres que acuden con sus bebés todo el día o una parte de él, allí reciben ayuda psiquiátrica y psicológica además de un entorno terapéutico donde el vínculo madre-hijo y la lactancia materna son unos de los objetivos más importantes.

Os voy a dar unas cifras para ser conscientes de la magnitud del problema y de la probabilidad real de que en tu entorno alguna mamá se encuentre en esta situación. Se habla del 10% de las madres las que sufrirán depresión postparto, es decir, una de cada diez madres tendrá algún grado de depresión postparto mientras que una de cada mil presentará una psicosis puerperal. Las mujeres que han tenido episodios de depresión o de trastorno bipolar durante su vida previamente al embarazo presentan un riesgo mucho más elevado de descompensación en el postparto.

Pero el dato más preocupante no es cuántas mujeres tienen una depresión postparto sino cuántas de ellas lo viven en silencio… ¡¡Se estima que aproximadamente el 75% no se diagnostica!!

¿Cómo se detecta una depresión postparto?

A veces la línea entre una depresión postparto y un “Baby Blues” es muy fina, incluso hay autores que no los diferencian como tal.

A rasgos generales se puede decir que el Baby Blues o Maternity Blues es un estado transitorio con el pico máximo sobre los 2 o 3 días del nacimiento y de una duración máxima de 10 días. Incluye irritabilidad, cambios de humor, facilidad para el llanto, sentirse desbordada… Puede estar relacionado con los cambios hormonales propios del postparto.

Una depresión postparto, en cambio, es una enfermedad y debe tratarse como tal. Las características que la diferencian son mayor duración (en realidad no se acaba hasta que no se trata) y síntomas mucho más acentuados como llanto constante, pensamientos negativos cíclicos, indiferencia o incluso aversión hacia el bebé…

Como puedes ver son unos síntomas bastante llamativos y fácilmente detectables en un entorno familiar. ¿Entonces, por qué no se detectan todas las mamás con esta enfermedad? La familia y el entorno deben ser consciente de que esta situación no es normal, no es que la mamá sea floja o esté cansada (que también) sino que necesita un tratamiento psicológico o psiquiátrico; no se va a solucionar por sí mismo. Igual que tratamos una enfermedad física en el postparto.

El entorno más cercano será el primero en darse cuenta de que algo no está funcionando del todo. Son tres puntos clave que explicamos en el alta hospitalaria y que te recuerdo a continuación:

Se debe consultar a un profesional si la mamá…

  • No duerme en tres días con sus tres noches aunque alguien esté cuidando del bebé y ella tenga un rato para sí misma.
  • Siente indiferencia o aversión hacia el bebé o su llanto.
  • Pasada una semana o diez días sigue muy triste o con muchas ganas de llorar aunque la situación sea buena (sin enfermedades del bebé o con alguna razón de contexto).

¿Dónde podemos acudir en caso de depresión postparto?

Cuando se detecta que una mamá podría estar sufriendo una depresión postparto hay que consultar enseguida para que no se agrave la situación.

El primer lugar al que acudir será el profesional que haya hecho el seguimiento del embarazo y postparto sea matrona u obstetra, también se puede acudir al servicio de urgencias de un hospital con Departamento de psiquiatría.

Es posible que el primer paso sea elaborar el Cuestionario de Edimburgo para la depresión postparto que puedes encontrar en este enlace. Es un instrumento muy utilizado por los profesionales sanitarios de atención primaria que nos ayuda en la detección y diferenciación de la depresión postparto.

Espero que con este post hayas abierto los ojos a una realidad más de nuestro entorno. Te dejo el link a un cuento de Miriam Tirado que leí hace muchos años y se me quedó grabado por lo impactante del relato.

 

 

Acerca de Elisabet 127 Articles
¡Hola! Soy Elisabet, aunque en algunos grupos de whatsapp soy simplemente mamá de Í. Tengo dos hijas muy divertidas, la primera nacida en febrero del 2013 y la segunda el enero del 2016 así que ya hace más de tres años que vivo en horario infantil. En el mundo adulto trabajo en un hospital de Barcelona, soy enfermera y comadrona.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.