Como hacer nieve artificial casera

como hacer nieve artificial

Este artículo también está disponible en: Catalán

Hace un tiempo os lo contamos en otro post sobre ideas y manualidades fáciles para hacer con niños en casa, y ahora hacemos un post entero dedicado a cómo hacer nieve artificial en casa de una forma bien fácil para niños pequeños 🙂 Estos días de confinamiento Coronavirus estamos rescatando un montón de ideas y la de hacer nieve era una de las que teníamos en el tintero y que mis niños esperaban con ansias!

Por suerte para mí, tenía un paquete de bicarbonato guardado en el armario para el día que surgiera la opción de hacer nieve artificial… y hoy ha sido el día! 😀

Esta es una manualidad para niños muy fácil y muy resultona. No mancha y se lava todo fácilmente con agua y trapos. Y si se lo meten en la boca no pasa nada porque al fin y al cabo es bicarbonato sódico que incluso se usa para cocinar o hacer pasteles. ¿Estáis listos?

Ingredientes

  • Un paquete de bicarbonato sódico. Lo venden en cualquier supermercado y por supuesto en Amazon (por si no queréis salir de casa estos días). Yo suelo comprar algún paquete de vez en cuando y lo guardo en el armario porque el día menos pensado, cuando surge el aburrimiento de “y ahora qué hacemos?”, me saco un bicarbonato de la manga y jugamos a realizar figuritas y muñecos con nieve artificial.
  • Agua. No os sé decir la medida exacta de agua pero con un vaso de agua quizás os baste (para un paquete de 500 mg de bicarbonato).

 

Receta para hacer nieve artificial

Primero, busca un bol grande donde harás mezcla. Vierte casi todo el paquete de bicarbonato. Yo suelo dejarme un poco sin verter por si nos pasamos con la medida de agua y tengo que añadirle más bicarbonato posteriormente. Deja que los niños toquen el bicarbonato y experimenten: una textura fina y suave. Parece arena fina de la playa, verdad? Incluso es posible que lo quieran probar. No pasa nada, adelante 🙂 Es salado, verdad?

Una vez esta textura esté reconocida es el momento de verter el agua. Pero muy poco a poco, no os paséis. Tirad un poco de agua y mezclad con las manos, sin manías hasta que consigáis la textura idónea de nieve. Lo notaréis en seguida. Si todavía no es la textura de nieve, echadle un poco más de agua. Pero ojo, sin pasarse. Si os pasáis conseguiréis una textura demasiado líquida con la que no podréis moldear sino más bien hacer “pastitas”.

Cuando tengáis la textura ideal, deja que los niños jueguen a tocar la “nieve artificial” y que hagan bolas y figuritas a su aire. Es realmente muy fácil y agradable al tacto. Mi hijo pequeño es muy sensible a ensuciarse y a mojarse y ha estado jugando con la nieve artificial vario rato sin problemas. Les gusta mucho.

En casa, hoy, como resultado, hemos hecho un muñeco de nieve Olaf y una pizza 🙂
Al cabo de un ratillo, la textura se vuelve líquida y tendréis dos opciones: o lo tiráis ya o montáis un restaurante y jugáis a “pastitas”!

Que vaya bien!! Y si quieres ver más ideas de juegos para hacer en casa con los niños mírate este otro post. Ánimos!